Fundamentos del acoso sexual

Harvey Weinstein confesó haber ofrecido trabajo a actrices a cambio de tener sexo con ellas, conductas que sus palabras afirman ser habituales  en Hollywood.

“Nací pobre, feo, judío y tuve que luchar toda la vida para llegar a algún lado”, confesó, “ninguna chica me miró hasta que triunfé en Hollywood. Sí, les ofrecí trabajos de actuación a cambio de sexo. Eso lo hacen todos.”

“Pero nunca, nunca, obligué a una sola mujer”, indicó.

La confesión de Weinstein es inédita. Los acosadores nunca admiten sus abusos y menos cuentan sus estrategias. Siempre, eso sí,  se ponen en el lugar de las víctimas “Los otros también lo hacían, los otros empezaron”

Lo que este famoso productor hizo con esta declaración es fundar sus actos: “yo le ofrecía trabajo con la condición de que ellas me dejen manosearlas y satisfacer mis impulsos sexuales”

De una manera más burda él dice: “Ella  tiene hambre necesita trabajo; yo tengo poder y necesito una mujer, es una transacción. Para él esto es algo normal: ”todos lo hacen ¿qué tiene de malo?”

Podríamos decir que esas chicas aceptaban prostituirse para tener un trabajo con éste famoso productor de cine. Podríamos también afirmar que Weinstein tiene razón cuando dice que siempre todo fue en un  mutuo consentimiento, en el sentido de que “no tuve necesidad de violarlas”

Harvey Weinstein podría ser condenado a cadena perpetua por los serios cargos de que lo acusan. ¿Sabrá o se acordará este canalla lo que es tener hambre, tener sueños y luchar para subsistir?

Cuando era feo, judío y pobre, como él mismo señala ¿habrá conseguido sus trabajos con la condición de que se bajara los pantalones para que su posible patrón lo abusara sexualmente?

Ante esto es dable preguntarle:

Señor Weinstein:

 ¿Usted le entregaría su cuerpo al Juez para que este calme sus bajos instintos sexuales, a cambio de una rebaja en la pena que le darán?

Todo esto sería, por supuesto, de mutuo acuerdo. En eso puede estar tranquilo.

Anuncios

Acerca de Jorge Olalla Mayor

Publicista, Director Creativo, Coach Ontológico
Esta entrada fue publicada en adulto mayor, angeles y demonios, asombro, Coaching, Coaching social, cuentos, frases jorge olalla, Historias, Humanidad, Justicia, Mobbing, Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s