La inconsecuencia de Joaquín Lavín

Su ingenioso proyecto de Viviendas Sociales en la Rotonda Atenas prosperó de inmediato. Fue apoyado por todo el mundo político, excepto por los vecinos de Las Condes, en especial aquellos que votaron por él, dándole casi el 80% de las preferencias.

Para peor, esos vecinos que con tanta confianza lo apoyaron quedaron como verdaderos cavernícolas frente a la opinión pública, gracias a algunos testimonios muy desafortunados de algunos vecinos y vecinas, que la prensa y la radio se encargaron de magnificar sin indagar en los verdaderos motivos de ese rechazo.

La opción de Lavín ganó sin competir frente a otra opción. Eso era exactamente lo que el Alcalde necesitaba pero no lo que los vecinos deseaban. Tuvieron que tragarse su insólita iniciativa que a todas luces lo postulaba como candidato a Presidente del país, con el apoyo transversal de todas las corrientes políticas, algo que sólo la Teletón puede afirmar.

Y luego vino lo de la laguna de cristal que le significó un rechazo (expresado en votos electrónicos) de casi el 80% de los vecinos que votaron en contra. Curiosamente el mismo porcentaje con que él fue elegido Alcalde.

Es verdad que son cosas diferentes… pero sospechosamente vinculantes. Los vecinos votaron con la rabia de quienes fueron crucificados y no tuvieron la oportunidad de ser escuchados por el Alcalde que, alguna vez, prometió ocuparse de “los problemas reales de la gente” y que siempre los consultaría. Esas fueron sus promesas.

El proyecto de la laguna de cristal,  conceptualmente es exactamente el opuesto del proyecto de viviendas sociales. Era demasiado evidente la tremenda incoherencia de nuestro Alcalde y no pasó desapercibida. Es una cuestión de valores y nuestro Alcalde  pareció haber sucumbido a las tentaciones de la codicia y de la soberbia.

El problema, o mejor dicho la pesadilla para Don Joaquín, será ahora iniciar y sostener la construcción del edificio de viviendas sociales que prometió. Esto lo deberá hacer sin el apoyo ni la simpatía de quienes votaron por él, de quienes confiaron en su discurso. Esta tarea la llevará adelante sin la grata y valiosa compañía de sus vecinos que tanto lo han apoyado.

La inconsecuencia pesa muy poco, por eso aunque mucho se maquille, siempre sale a flote.

 

Anuncios

Acerca de Jorge Olalla Mayor

Publicista, Director Creativo, Coach Ontológico
Esta entrada fue publicada en Coaching. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La inconsecuencia de Joaquín Lavín

  1. Jorge Montero dijo:

    No soporto a este veleta político, incongruente y oportunista! Nunca más!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s