Nicolás ya no tendrá una estrella en Hollywood

Nunca había escuchado hablar de  Nicolás, ni siquiera me enteré de él cuando vi la película “Sin Filtro”, con la excelente Paz como la protagonista principal.

Entonces debo decir que recién ahora  lo vine a conocer y como un abusador.

Su historia podría ser sorprendente pero, a pesar de la gravedad de lo que se le acusa, es sólo una historia más de muchas que se conocen y muchísimas que están ocultas.

Sus explicaciones son las mismas  que las de todos los abusadores, intentando explicar lo que sucedió o no sucedió. Nunca, jamás un abusador va a admitir su abuso, a menos que sea como parte de su estrategia legal. El acoso sexual, por ejemplo, es una acusación tan grave, tan grave, que después de ella la palabra reinventarse pasa a ser casi una quimera.

Las explicaciones más comunes de los abusadores son:

“Yo jamás he obligado a nadie a tener relaciones conmigo. Todo siempre ha sido en consentimiento mutuo.”

…..

“Yo siempre noté en ella un comportamiento extraño, lamentablemente ella estaba perturbada psicológicamente….”

…..

“Lo que pasa es que ella confundió mi gentileza con frescura”

…..

“No soy un acosador, no soy un abusador, pude haber sido un desubicado, o un jote, o un imbécil pero no un abusador….”

…..

“Esto claramente es parte de un acoso a mi persona….”

…..

Lo de Nicolás cada vez va peor para él. Tener una denuncia es muy poco o casi nada, pero esa solitaria denunciante puede estimular el coraje de otras que ahora sí se atreverán a denunciarlo. Nicolás  acumula casi una decena de denuncias y no sólo de mujeres.

De porqué los abusadores niegan enfáticamente su responsabilidad y se declaran 100% inocentes, es un total misterio. Hay quienes sostienen que los abusadores no tienen conciencia de que sus actos son abusivos y que transgreden groseramente los límites de la ética, de los valores humanos y del respeto. Otros agregan que ellos se creen tan superiores y brillantes que se atreven, inclusive, a desafiar a la verdad.

Uno de los colaboradores de Nicolás dio este testimonio de lo que ocurrió con él hace unos 15 años atrás:
“Doy fe que es un abusador. El abusó psicológicamente de mí durante años dejando en mí secuelas difíciles de borrar. Fui víctima de burlas y bullyng de parte de él y su grupo de aduladores….”

El acosador antes que nada es un abusador, el acoso sexual es sólo uno de sus formatos o modus operandi.

HAY ACOSOS Y ACOSOS

El acoso sexual se manifiesta de muchas formas. El piropo callejero a las mujeres o el manoseo en el metro, son considerados como acoso sexual; ese es el formato  de acoso más obvio, el más predecible y estúpido.

Hay otro formato de acoso sexual que es el de los “exitosos”, de los “inteligentes”, de los “Intelectuales”, de los “Superiores”, de los “Directores de Cine”… ese sí que es peligroso. Es el acoso de los perversos narcisistas, brillantes seductores, que con el poder de sus palabras, promesas y osadía, son capaces de iluminar el alma más misteriosa y escondida de cualquier mujer vulnerable para someterla. Sucede también (a veces) que los mismos abusadores caen en las garras de alguna mujeres trepadora que conocen ese juego, sabe cuál es el punto débil del acosador y lo usa a su favor; así, luego de complacer sus deseos, le sacan los ojos. Curiosamente los abusadores, a veces caen, igual que las moscas, en  dulces cantos de Sirenas… ¿Justicia divina?… tal vez.

CULPABLES O INOCENTES

Los abusadores siempre se declararán 100% inocentes, dirán que todo es una falsedad producto de la imaginación perversa de quienes lo acusan. Este descargo, a su vez, deja a la víctima de sus abusos en una posición de mentirosa, de enferma, de inventar todo eso para dañarlo o extorsionarlo.

Esta es una de sus facetas más perversas puesto que la persona que fue acosada o abusada no sólo debe cargar con esa humillación, además éste la acusa de enferma o de inventar historias con oscuros fines. El abusador es tan convincente y su capacidad de victimizarse parece tan sincera que a veces hace que las propias víctimas se pueden confundir en sus dichos, Su astucia también logra conmover a los jueces.

El requerido “mutuo consentimiento” al que siempre se refieren para defenderse, es difícil de entenderlo en un contexto en que la víctima es, por ejemplo, una mujer vulnerable económicamente, a quien éste adula y le hace promesas de una vida mejor. Promesas de un empleo o de estudios, de regalos, invitaciones, ilusiones de progreso o bien una “peli”. El acosador prometerá lo que sea para obtener lo que desea. El acosador promete sin culpa porque cuando lo hace, lo cree. Es parte de su oscura personalidad.
También es común en ellos la ostentación de ser ricos y poderosos, así sienten que asombran a quienes manipulan.

¿COMO NUNCA ANTES NADIE DIJO NADA?

Nicolás lleva muchos años abusando, hay testimonios de sus abusos hace unos 15 años. ¿Cómo es posible que nadie dijera nada? especialmente entre sus colaboradores con quienes pasaba casi el día entero y parte de la noche.

Esto podría explicarse porque son tipos talentosos y exitosos, con un gran poder e influencia en su círculo profesional y social lo que “engorda la vista” de los amigos, de clientes y proveedores, quienes se benefician de su éxito en una industria donde se mueve mucho dinero. Las conductas extrañas y oscuras del genio que les paga se dejan pasar y se aceptan con alguna sonrisa cómplice incluida. Los abusadores siempre están rodeados de incondicionales, de aduladores, cuya fidelidad es férrea…hasta que caen definitivamente en desgracia, como le sucedió a Nicolás.

LA ESCURRIDIZA LEALTAD

Quienes son sus leales cómplices quedarán por un tiempo mudos hasta cerciorarse de que la caída no tendrá retorno y que el genio adulado ahora está sepultado. Poco a poco irán reculando al modo que lo hacía Michael Jackson con su famoso paso moonwalk. Entonces recién dirán que están sorprendidos y que por supuesto que no avalan (ni nunca avalaron) ese tipo de conducta y que esperan confiados que finalmente se esclarezcan los hechos como corresponde. Es decir exigirán claridad en algo que siempre fue claro para ellos y no querían verlo. Con ellos van ”pateando la perra pa’adelante”  como dicen en el campo.

Otros irán más lejos y seguramente lo juzgarán severamente por haberlos “engañado” durante tanto tiempo. Sólo habrá inocentes, tal vez algún culpable y ningún responsable.

Es muy probable que en la empresa de Nicolás gobierna el abuso y las malas prácticas, como algo natural y en la transparencia. Cuando el dueño o el líder es un abusador los valores pasan a ocupar un lugar sin mucha importancia. En esos contextos la corrupción se instala comodamente.

Y APARECEN LOS REFUERZOS

Cuando el abusador ya fue denunciado y una avalancha de acusaciones se le viene encima, aparecen nuevos y leales amigos, que le brindarán su valiosa asesoría profesional. Una consultora con mucha imaginación, experta en comunicaciones se “sacrificará” defendiéndolo en estas difíciles circunstancias, desde que, por supuesto, pueda pagar sus abultados honorarios. La consultora justificará su asesoría invocando tal vez a su lema: “Servimos a moros y cristianos” o bien “Todo ser humano tiene derecho a defensa” que en este caso sería “Todo ser humano tiene derecho a una asesoría”

También se arrimará una connotada abogado a defenderlo “Nadie es culpable mientras pague una buena defensa”  parece ser su lema. Lo curioso es que la abogado es experta en la defensa de los derechos de las mujeres ¿no será una infiltrada?

Ojo, que infiltrada no es lo mismo que sin filtro.

 

Les recomiendo estas lecturas:

https://jorgeolalla.com/conoces-al-perverso-narcicista/

https://jorgeolalla.com/cuentos/que-es-mobbing/

…y esta entrevista de 2014:

http://www.theclinic.cl/2014/07/01/nicolas-lopez-30-cineasta-a-pesar-de-ser-un-guaton-de-mierda-no-hay-mayor-afrodisiaco-que-el-cine/

Anuncios