La Adulación y el Reconocimiento

Una vez se encontraron frente a frente la Adulación y el Reconocimiento.

La Adulación se acercó ansiosa y sonriente y le dijo mientras estiraba su mano:

“Oh…pero qué gran sorpresa. Este encuentro es para mí un momento mágico, nunca hubiera imaginado encontrarme aquí con  usted, una divinidad, amada y respetada,  admirada e idolatrada por sabios y piadosos. El sólo verlo y saludarlo será el mayor honor de mi vida”

Mientras la Adulación hablaba, el Reconocimiento estaba completamente confundido; por más que la miraba y la miraba no recordaba haberla visto antes. Caballerosamente se disculpó, por no poder reconocerla.

La Adulación bajó la mirada y se retiró.

Anuncios