¿Estás escuchando el canto de las Sirenas?

Dice la leyenda que el canto de las Sirenas era tan bello, tan dulce y melodioso que nadie podía evitar someterse en lenguaje, cuerpo y emociones a su infinito encanto. Estas increíbles, talentosas y perversas criaturas conocidas como Sirenas, seducían a los marineros con su canto y los arrastraban al infortunio y a la muerte.

Sólo se conoce a una persona que, aun escuchando esos irresistibles cantos, logró milagrosamente zafar y sortear el encanto.

Esa persona fue el Rey Ulises quien, conociendo la leyenda y navegando en zonas cercanas a la morada de estas ninfas poderosas e insaciables, ingenió un plan para salvarse. Ordenó a todos sus marinos que se taparan los oídos con cera durante toda la noche; lo que él no hizo, para así no privarse de escuchar esos cantos divinos, entonces se amarró al mástil de la embarcación y ordenó que pasara lo que pasara no lo soltarán.
Y así fue.

El Rey Ulises es la única persona que escuchó el canto de las Sirenas y vivió para contarlo.

♦♦♦

Esta leyenda de la Mitología Griega nos muestra al ser humano expuesto en sus debilidades y tentaciones, a un poderoso atractor que es la seducción.

En nuestra realidad, como personas y seres humanos, durante toda nuestra vida hemos estado seducidos por el canto de Sirenas; en la religión, en la filosofía, en las ideologías, en las disciplinas, en nuestras creencias. Es tal el encanto que nos provoca aquello que conocemos y nos asombra que podemos llegar fácilmente a no escuchar nada que no sea exactamente igual a lo que estamos creyendo.

Desde hace un tiempo el fundamentalismo, el fanatismo y la ira, son una combinación que nos está dominando como país, en lo político y en lo generacional. Nos estamos aproximando a una fecha en que nos vamos a enfrentar nuevamente en 2 opciones: SI y NO, y lo estamos viviendo como si fuera una guerra civil.

Hasta esa fecha será bueno colocarse cera en los oídos o bien amarrarse  a un árbol como Ulises, si es que la curiosidades fuera mucha.

Será bueno no sucumbir ni dar oídos a los cantos de Sirena que ya se escuchan y son muchos. Reflexionar y descubrir lo que realmente deseamos, lo que se identifica con nuestros valores,  lo que sentimos que es más seguro y más justo para cada uno, para la familia y para nuestro amado país.

Acerca de Jorge Olalla Mayor

Publicista, Director Creativo, Coach Ontológico
Esta entrada fue publicada en adulto mayor, angeles y demonios, asombro, Coaching, Coaching social, cuentos, Historias, Humanidad, Justicia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s