El pecado de todos los pecados.

El abuso ha vivido en las penumbras por los siglos de los siglos y de repente ahora comienza a ser visible, a ser conocido e identificado.

El abuso es un monstruo bien parecido, astuto, virtuoso, inalcanzable y profundamente malvado en su interior. Es exactamente lo contrario al Jorobado de Notre Dame quien ofrecía un aspecto repugnante y un corazón piadoso.

El abuso no tiene compasión, es terco, frío, acosador. Nada es sagrado para él, todo es abusable. También es osado, sorprendente y encantador. Por eso es que el abusador es bienvenido y cortejado. El abusador por sobre todas las cosas es temible y quienes le temen lo adulan o lo adoran. El abusado tarda mucho en descubrirlo, a veces nunca lo descubre y se entregará al abusador de por vida.

El abusador siempre buscará nuevas formas, más  sofisticadas y creíbles para seguir abusando. El abuso descarado ha ido quedando al descubierto, tal vez gracias a las redes sociales que ahora conectan a las personas. Hasta hace algunos años las personas estaban conectadas a los medios y no entre ellas. No había una reflexión social.

El Abuso es el todopoderoso que inspira a los 7 pecados capitales. Ninguno se escapa al control del abuso y a su vez todos los pecados son intrínsecamente un abuso de sí mismos.

Codicia

Lujuria

Gula

Pereza

Ira

Envidia

Anuncios

Acerca de Jorge Olalla Mayor

Publicista, Director Creativo, Coach Ontológico
Esta entrada fue publicada en Coaching. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s