¡La estatua desapareció. Oh My God!

Si las denuncias contra el padre  Poblete hubieran sido en la época que  lideraba exitosamente el Hogar de Cristo, tal vez se hubiera terminado la gran empatía que esta fundación inspiraba – e inspira – en todos los chilenos.

Hubiera sido el fin.

El padre Poblete representa a un tipo de personas/líderes que a través de la historia han ido orientando grandes cambios, en lo valórico y emocional, para los seres humanos. Cada cierto tiempo necesitamos que alguien nos invite a reflexionar, nos seduzca a parar para pensar en qué estamos haciendo y tambièn a mirarnos y animarnos a cultivar la caridad y el amor.

La figura del padre Poblete es ahora un símbolo de la incoherencia, del abuso con el prójimo, ese que él mismo moldeó: servil y vulnerable. Abusó con quienes lo admiraban, con quienes confiaba, con quienes se entregaban dócilmente o inocentemente… o a lo mejor consensuadamente, como hoy muchos esgrimen como argumento de defensa.
Es dable preguntarse ¿Por qué ahora que esta muerto y no antes?

Seguramente su círculo más cercano lo sabía o lo instuía, entonces hacían la vista gorda. Es probable incluso de que hubo reclamos sobre su conducta pero ellos hicieron la vista gorda y se encargaron de diluirlos con santas respuestas y explicaciones. A ninguno le convenía que el padre fuera denunciado, con ello se derrumbaba el castillo, explotaba la burbuja… y todos ellos ganaban muy bien. El padre era generoso con sus fieles e incondicionales colaboradores, No daba ni le pedían explicaciones.

Sólo había que adularlo y aceptar su inspiración sin opiniones.

El padre Poblete fue una persona capaz de convocar a todo el mundo por amor. Por amor a quienes tanto lo necesitan, a quienes tanto lo desean para poder vivir, a quienes nada tienen, a los Cristos, como los llamaba el Padre Hurtado. Este don o talento tan escaso y maravilloso también abrió la puerta a la arrogancia, a la codicia, a creerse superior y tener licencia para manipular y abusar.

parque-fluvial-padre

¿Cómo le explicamos ahora a esta niña, que el padre Poblete ya no está?

Acerca de Jorge Olalla Mayor

Publicista, Director Creativo, Coach Ontológico
Esta entrada fue publicada en adulto mayor, angeles y demonios, asombro, Coaching, Coaching social, cuentos, Justicia, Mobbing, Valores. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡La estatua desapareció. Oh My God!

  1. Si realmente este cura causó daño, bienvenida la actitud de sacarlo de un lugar que no le corresponde pero…todo para mí es PRUEBAS si fue con infantes, al infierno, si fue consensuado con un mayor, no le veo lo malo a no ser, que fuera con un hombre, ( penado por la iglesia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s