ADIOS

Reflexiones en el décimo día de cuarentena.

Pronto cumpliré muchos años de vida.

Todos estos años los he vivido sin haber tenido una experiencia como la que hoy estamos viviendo. Me ha pasado de todo en esta vida, menos vivir una pandemia que amenaza a toda la humanidad; eso nunca lo viví durante todos estos años de mi vida.

Esto hace que mi opinión sobre lo que nos sucede, tiene a la experiencia como atributo principal.

Tengo la fuerte impresión de que esta pandemia será lo último que viviré. Las posibilidades de contagio son enormes, misteriosas y desconocidas, por una u otra vía el virus se las ingeniará para encontrarte si es que tú eres unos de sus alvos.

Les confieso que he reflexionado en esto y decidí recibirlo con total dignidad, luchando y aperrando a lo que será. Cuidando siempre a los míos, que es lo más importante.

Dicho esto, nobleza obliga y debo agradecer.

En realidad hay una buena porción de cosas que detesté y me hicieron sufrir mucho en la vida, pero nada es comparable a aquellas que merecen gratitud. Esas siempre las recuerdo.

Me da la impresión ahora, que cualquier desgracia (no todas) son irrelevantes en comparación a una pandemia global. La incertidumbre es un aspecto terrible en esta situación, no puedes ver a tu atacante… sólo puedes sentirlo…cuando te ataca.

 

Agradezco a mi madre que me enseñó el orgullo y los valores.

Agradezco a mi padre que me enseñó la rectitud y la resiliencia

Agradezco a mi hermano Julio que me enseñó a leer

Agradezco a mi hijo Andrés que me enseñó el amor

Agradezco a mi hija Adriana que me enseñó el perdón

Agradezco a mi hija Anita que me enseñó la tolerancia

Agradezco a mi hija Macarena que me enseñó la perseverancia

Agradezco a Verónica, mi primera esposa, que me enseñó la responsabilidad

Agradezco a Patricia mi esposa, que me enseñó el orden

Agradezco a mi primo Carlos que me enseñó la amistad

Agradezco a mis nietos Ethan, Mateo, Alma y Zaki, que me enseñaron la ternura y la trascendencia

Agradezco a mis tantos amigo, que me enseñaron la alegría

Agradezco a mis camaradas de la Fuerza Aérea que me enseñaron la lealtad

Agradezco al coaching que me enseñó a preguntar

Agradezco a mi familia que me enseñó a aceptar

Agradezco a la vida que me hizo vivir

A todos me entregué con amor y de todos recibí amor

 

Agradezco igual a la muerte… aunque no sé cómo será.

 

Acerca de Jorge Olalla Mayor

Publicista, Director Creativo, Coach Ontológico
Esta entrada fue publicada en Coaching. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s